El comercio electrónico es una de las actividades que mayor auge demuestra en el mundo online, gracias a los marketplaces y al desarrollo de los métodos de pago electrónico. Se ha convertido, así, en una fuente de ingresos para cualquier emprendedor interesado en comercializar productos y servicios en Internet.

Las mayores dificultades con las que se encuentran los emprendedores del comercio electrónico es el de no manejar aspectos del desarrollo de tiendas electrónicas (o e-shops), y del marketing online. En general, los emprendedores se manejan a través de los sitios web como MercadoLibre o Ebay. Si bien funcionan como un buen canal de ventas, los marketplaces presentan varias desventajas: el vendedor siempre estará sometido a sus políticas y sus comisiones, y es casi imposible desarrollar imagen de marca (ya que el nombre del marketplace estará siempre más en conocimiento que la marca o el nickname  del vendedor). La fidelización del cliente supone otro escollo, ya que se desarrollan continuamente normas y mecanismos para impedirla, de forma tal que cada cliente es, en general, un nuevo cliente.

El desarrollo de una tienda online

Las tiendas online son los sitios web más complejos existentes, debido a que conllevan un extenso trabajo de backoffice. Deben contemplarse una gran cantidad de funcionalidades, incluyendo: publicación de productos, login y registración de los usuarios, newsletters, control de stock,  códigos de descuento, e-mails automáticos, modalidades de envío, opciones de métodos de pago, vías de contacto, etc.

Afortunadamente, existen varias opciones de tiendas online de código abierto (open source). Se trata de tiendas prearmadas, de descarga y distribución gratuita, que pueden ser modificadas libremente para ajustarlas a las necesidades de cada vendedor. Esto permite a cualquier emprendedor una salida económica para acceder a tener un comercio online propio. Las más utilizadas, cada una con sus particularidades, son OsCommerce, ZenCart y Magento.

La plataforma de blogs WordPress también ofrece soluciones de comercio electrónico, a través de diversos plugins especialmente desarrollados en tal sentido.

Marketing online y comercio electrónico

Con respecto a los aspectos más propios del marketing, la elección del nombre de dominio es fundamental, y es altamente recomendable que el nombre del producto o servicio esté en la URL del sitio web. Esto nos dará una notable ventaja frente a competidores que hayan optado por nombres de fantasía, ya que tanto Google como cualquier motor de búsqueda valora especialmente la concordancia entre los dominios y las palabras clave de búsqueda.

El marketing a través del posicionamiento natural en buscadores es una excelente alternativa para quienes deseen desarrollar un emprendimiento a largo plazo, ya que permitirá ahorrar costos en marketing pago, pero debe tenerse en cuenta que, por lo general, cuando una tienda online de venta de productos agota el stock de un item, la página desaparece, llevándose consigo el posicionamiento que tenía y que podría tener. Es habitual que cuando ingresemos a un producto publicado en un marketplace a través de Google u otro buscador, lleguemos a una página de error que indique “el producto ya no está disponible”. Esta dificultad debe ser subsanada con páginas y secciones estáticas, ricas en términos de búsqueda, que logren un posicionamiento más permanente.

El uso de redes sociales

El uso de redes sociales debe tenerse siempre en consideración, porque los consumidores a través de ellas se expresan positiva o negativamente acerca de las marcas (o no se expresan, en el caso de marcas sin reconocimiento). El auge del social media ha llamado la atención de muchas empresas, pero las dedicadas al comercio electrónico han hecho un uso muy escaso de sus posibilidades. Este desaprovechamiento llama la atención, especialmente porque se trata de herramientas que permiten mantener una comunicación fluida con los clientes. El marketplace MercadoLibre cuenta con 45 millones de usuarios registrados, pero tan sólo 6000 seguidores en Facebook. Bastaría enviar tan sólo un e-mail a los usuarios registrados (o incluir el enlace en un mail con otro tipo de información) para que ese número de fans se acreciente exponencialmente, inaugurando ipso facto una importante vía más de comunicación y de construcción de marca.

Facebook, Twitter y LinkedIn son claramente las opciones más útiles por su gran popularidad, pero por supuesto la elección de la red social, su uso y el contenido que se levará a ella, deberán depender del tipo de emprendimiento que se esté desarrollando. En todos los casos, se trata de excelentes canales de difusión para promociones, descuentos y concursos, además de otorgarles a los consumidores un canal de suscripción menos invasivo que el e-mail.

Un caso práctico

Como ejemplo y síntesis de estas posibilidades, brindo el caso de mi propio emprendimiento, una tienda online dedicada a la venta de juguetes de colección y llamada justamente así, JuguetesdeColeccion.Com. Fue desarrollada completamente en WordPress, y difundida a través de social media y posicionamiento en buscadores. La página de fans en Facebook Juguetes de Colección cuenta con más de 60.000 seguidores al momento de escribir este artículo.

[Total:2    Promedio:5/5]