Es sabido que Internet es una de las principales fuentes de información de estudiantes, periodistas, y del público en general que desea conocer sobre la actualidad, el estado del tiempo o las novedades de su entorno personal. Pero también es una fuente de falsedades, que pueden llevarnos a tener concepciones y creencias equivocadas, fruto del SPAM.

Además de las consabidas tácticas para falsear la popularidad en Internet, con recursos que van desde comprar seguidores en Twitter a comprar testimonios de supuestos clientes, existen quienes se sirven de blogs, redes sociales y medios de prensa para difundir noticias falsas o distorsionadas. Como casos paradigmáticos de esto existen los portales theonion.com y elmundotoday.com, que han hecho de la difusión de noticias falsas un modelo de negocio, y se dedican pura y exclusivamente a esta actividad, con intenciones humorísticas.

 

Créeme, estoy mintiendo

Otros difusores de “hoaxes” no son tan evidentes. El publicista Ryan Holiday, autor del libro Trust Me, I’m Lying: Confessions of a media manipulator reconoce su pasado como manipulador de los medios de comunicación y explica cómo se sirvió de blogs y redes sociales para difundir noticias falsas que favorecían la imagen de sus clientes y repercutían en medios importantes.

Su libro y artículos son muy interesantes, ya que nos ayudan a estar precavidos cuando de leer información online se trata. Aquí compartimos sus recomendaciones sobre cómo leer blogs:

  • Cuando veas que un blog dice “De acuerdo con un informante …”, debes saber que el informante era alguien como yo engañando al blogger para que escriba lo que él quiere.
  • Cuando veas “Estamos oyendo informes,” debes saber que los informes podrían significar cualquier cosa, desde menciones en Twitter a mensajes en foros, o algo peor.
  • Cuando veas “filtrado” o “documentos oficiales”, debes saber que la fuga realmente significa que alguien le envió un correo electrónico a un blogger, y que los documentos son casi con toda seguridad no oficiales, generalmente falsos o inventados con el propósito de hacer pública la información deseada.
  • Cuando leas “De última hora” o “Tendremos más detalles como la historia se desarrolla,” debes saber que lo que estás leyendo llegó demasiado pronto. No hubo “espera para ver”, no hubo ningún intento de confirmación, no hay debate interno sobre si la importancia de la historia requería abandonar la precaución. La costumbre es publicar temprano, publicar antes de confirmarse los hechos básicos, y sin preocuparse por si esto le causa algún problema a alguien.
  • Cuando veas “Actualización” en una historia o un artículo, debes saber que en realidad nadie se molestó en reelaborar la historia a la luz de los nuevos hechos – sólo acaba de copiar y pegar algo en la parte inferior del artículo.
  • Cuando veas “Las fuentes nos dicen …”, debes saber que estas fuentes no fueron investigadas, rara vez corroboradas, y están desesperadas por atención.
  • Cuando veas una historia resaltada como “exclusiva”, debes saber que esto significa que el blog y la fuente llegaron a un acuerdo que incluye una cobertura favorable. Debes saber que en muchos casos la fuente dio esta exclusividad a varios sitios al mismo tiempo, el sitio está simplemente apropiándose de una historia que le robó a un sitio menos conocido.
  • Cuando veas “según un comunicado de prensa,” debes saber que probablemente ni siquiera era en realidad un comunicado que la compañía pagó para poner oficialmente a través del cable. Sólo spamearon a un montón de blogs y periodistas a través de correo electrónico.
  • Cuando veas “De acuerdo a un informe de”, debes saber que el escritor que resume el informe de otra fuente tiene las destrezas más pobres en lecto-comprensión, poco tiempo para hacerlo, y mucha motivación para simplificar y exagerar.
  • Cuando leas “Hemos hablado con X para pedirle comentarios”, debes saber que el redactor envió un correo electrónico dos minutos antes de pulsar “publicar” a las 4:00 am., mucho después de haber escrito la historia y de haber “cerrado su mente”, haciendo absolutamente ningún esfuerzo por llegar a la verdad antes de pasarte a ti la noticia.
  • Cuando veas una cita o un “así lo dijo X”, debes saber que el blogger no llegó a hablar con esa persona, probablemente sólo robó la cita de alguna otra parte, y de acuerdo con las reglas de la economía de los enlaces, puede reclamar la entrevista como propia, siempre que haya un pequeño enlace al texto original puesto en alguna parte.
  • Cuando veas “implicando que” o “lo cual significa que” o “se traducirá en” o cualquier otro tipo de interpretación o análisis, debes saber que el blogger es probable que tenga una capacitación absolutamente nula, o cero experiencia en la materia sobre la que opina. Tampoco tiene el tiempo o la motivación para aprender. Tampoco le importa pasarse de la raya brutalmente, porque no hay consecuencias.
  • Cuando escuches a un amigo decir en una conversación “He leído que …”, debes saber que hoy la triste realidad es que probablemente sólo vio algo en un blog.

Tener en cuenta estos consejos puede evitarnos caer en la trampa de creer y difundir contenidos falsos, algo que lamentablemente ocurre con frecuencia. Un caso paradigmático es el de la supuesta noticia de que un estudio científico revelaba que los usuarios de Internet Explorer tienen un coeficiente intelectual más bajo que los usuarios de otros navegadores. La noticia se difundió a nivel mundial, en diferentes idiomas, primero a través de blogs, luego a través de importantes medios, sin que los periodistas corroborasen la información. Varios medios debieron luego publicar notas aclaratorias explicando que se trataba sólo de un hoax. Otros ni siquiera se molestaron en hacerlo.

[Total:5    Promedio:4.2/5]