El crowdsourcing o tercerización masiva es un modelo de negocios que se sirve de medios online para delegar un trabajo a un grupo grande y anónimo de usuarios. Es decir que, en lugar de encargar una tarea a un empleado o a una empresa, es posible realizar una convocatoria abierta, de forma tal que cualquier persona o grupo que lo desee puede voluntariamente aportar una solución al problema planteado. Por supuesto, el crowdsourcing sólo ha sido posible y es realmente eficaz gracias a la gran llegada con la que cuentan los medios online actuales.

Existen muchas modalidades de crowdsourcing, y el modelo ha sido aplicado en infinidad de actividades. En algunos casos la colaboración por parte de los usuarios es remunerada y cobra la forma de un concurso, en otros la única retribución que los voluntarios reciben es la “satisfacción” de haber contribuido. Es por esto que el crowdsourcing, en algunos casos, adquiere tintes polémicos.

Experiencias previas al crowdsourcing

Existen varias y sorprendentes experiencias emparentadas con el crowdsourcing. Una muy famosa es la del joven canadiense Kyle MacDonald, quien se propuso conseguir una casa a partir del único elemento con el que contaba: un clip de papel rojo. Para ello creó el blog One Red Paperclip, en el que declaró que estaba dispuesto a trocar su clip rojo por cualquier objeto más grande o mejor que le ofreciesen. A través de sucesivos trueques y luego de un año, Kyle consiguió su casa. Por supuesto, contó con la ayuda de varios medios periodísticos que cubrieron la curiosa aventura. El propio Kyle, consultado por mí, reconoce cierta relación de su caso con el crowdsourcing: “Claro, creo que el canje del clip rojo encaja de alguna manera con el crowdsourcing, porque me valí de varios medios para conseguir a los potenciales comerciantes”.

Otro caso interesante y de repercusión mediática fue el de Patrick Mober, un ilustrador neoyorquino de 21 años que creó un sitio web con el objeto de encontrar a una muchacha desconocida de la que se había enamorado durante un viaje en metro. Al no contar con ninguna información, Patrick publicó en su sitio nygirlofmydreams.com un dibujo de ella, y gracias a la difusión con la que contó pudo encontrar a la añorada muchacha.

Jeff Howe, crowdsourcing.com

Jeff Howe es un editor de la famosa revista tecnológica Wired, propietario del dominio crowdsourcing.com, y es considerado el mayor experto mundial en crowdsourcing. Jeff lo define de dos maneras: Crowdsourcing es el acto de tomar un trabajo tradicionalmente hecho por un agente designado (usualmente un empleado) y tercerizarlo a un indefinido y generalmente grande grupo de personas, en la forma de un llamado abierto. O bien: Crowdsourcing es la aplicación de los principios del Open Source (código abierto) a campos por fuera del software. Pero quizá su mejor explicación acerca del crowdsourcing y sus alcances sea la que brinda a través del siguiente video:

[youtube F0-UtNg3ots]

El crowdsourcing periodístico

Medios periodísticos de primer orden como USA Today, The New York Times y The Guardian. Incluso medios especializados brindan la posibilidad de que cualquier lector envíe artículos de propia autoría para que sean publicados, luego de revisión por parte de un editor designado.

¿Cuáles son las críticas hacia el crowdsourcing?

La principal crítica que se le hace al modelo de crowdsourcing es la de constituir una forma velada de explotación, ya que sustituye o media relaciones laborales, a un costo mucho menor del habitual. Una implementación inadecuada del crowdsourcing puede llevar a erosionar la imagen de marca de la empresa, como en el caso de la “pequeña crisis” que originó el crowdsourcing de LinkedIn, por el cual se esperaba que los usuarios voluntariamente tradujesen el contenido de la plataforma, brindándoles varias opciones de retribución en las que faltaba la económica.

Sin embargo, los sondeos de opinión parecen demostrar que los usuarios que participan de las iniciativas no se sienten de ninguna manera explotados. El siguiente video “La sorprendente verdad acerca de qué nos motiva”, es una muy didáctica aproximación a qué es lo que busca un usuario al participar en convocatorias de crowdsourcing.

[youtube u6XAPnuFjJc]

Cabe señalar que en el caso del trabajo que realizan las ONGs (organizaciones no gubernamentales), el crowdsourcing carece de objeciones, ya que la acción no tiene fines de lucro y parece estar justificada por algún valor, ideal o necesidad concreta. Wikipedia es una enciclopedia colaborativa en la que los artículos son creados y actualizados por los usuarios y, si bien la participación no es remunerada, no ha recibido crítica alguna, ya que se trata de un emprendimiento sin fines de lucro. Greenpeace ha realizado muy satisfactorias experiencias convocando a sus seguidores a tomar parte en acciones de todo tipo, que en muchos casos consisten en la difusión de contenido para lograr la viralidad online.

[Total:5    Promedio:5/5]