Happy (“Feliz”) es el nombre de la nueva mascota de McDonald’s, creada por un estudio de diseño francés llamado Mac Guff. Según el comunicado de prensa de McDonald’s, el objetivo de Happy es el de brindarle más diversión y entusiasmo a las comidas de los niños. Sin embargo, la respuesta del público ante la nueva mascota distó mucho de ser favorable. De inmediato comenzaron a sucederse críticas y comentarios jocosos acerca la apariencia del personaje, al que se lo calificó, entre otras cosas, de “espeluznante”, “horroroso” y “de pesadilla”. Tal fue la reacción del público, que McDonald’s tuvo que eliminar la publicación de un video de presentación de Happy en su fan page (se encontraba aquí). Sin embargo, el anuncio en Twitter y los comentarios que le sucedieron aún pueden verse.

En cuestión de horas, Happy se convirtió en un meme, con internautas de todo el mundo creando imágenes de Happy en tono de burla. Pero el mayor golpe a la imagen de la marca sin duda tuvo lugar en la prensa, dado que todos los medios periodísticos que publicaron la noticia lo hicieron tomando como eje el rechazo de la gente y citando los comentarios negativos que hubo en redes sociales. Por poner algunos ejemplos, aquí puede verse la cobertura que realizaron CNNThe Wahington Post, NBC, USA Today, Business Insider y The Huffington Post. En respuesta a la crisis, Lisa McComb, vocero de McDonald’s, señaló que el personaje de Happy existe desde 2009 y fue utilizado en Europa y Latinoamérica, donde tuvo buena recepción, y que no todos los comentarios en redes sociales representan la opinión generalizada. Otra medida que tomó McDonald’s fue publicar una imagen graciosa en Twitter en relación a los comentarios negativos:

 

Happy y los minions

Muchas personas han comentado que Happy les recordaba a los minions, famosos personajes de la película de dibujos animados “Mi Villano Favorito” (2010). La relación no es casual, ya que el mismo estudio de diseño creó  ambos. Incluso podemos ver cómo interactúan en esta publicidad francesa de McDonald’s, mostrando la misma personalidad, movimientos y similares sonidos al hablar.

Es probable que el éxito viral de los minions en redes sociales haya servido de detonante para la decisión de McDonald’s de reutilizar al personaje, no lo sabemos. Lo cierto es que mientras que los minions han tenido y siguen teniendo fans, Happy por el momento no está teniendo la misma suerte, y las razones de esto hay que buscarlas en las diferencias entre ambas creaciones.

Para comenzar, Happy es un personaje mucho más simple que los minions, ya que se trata solamente de una Cajita Feliz o Happy Meal con rostro y extremidades. Se asemeja más a un personaje de clipart que a una mascota de marca o a un personaje de dibujos animados. El hecho de que se trate de un híbrido entre objeto y ser vivo también parece ser incómodo para interpretar a esta mascota. Si bien hay muchos ejemplos de mascotas que son al mismo tiempo un producto, es difícil encontrar ejemplos de personajes con formas tan angulosas e inorgánicas. Probablemente el ejemplo más cercano es esta alcancía de la marca Banpresto, igualmente tétrica:

Otro importante factor de rechazo es sin duda el rostro y la desproporción de los rasgos de la cara de la mascota. A diferencia de los minions, en las gráficas Happy es un personaje que casi no cambia su expresión de exagerada felicidad. Además, la relación de tamaño entre boca y ojos y el resto de los miembros solamente puede encontrarse en personajes como el Demonio de Tazmania, en el que representa salvajismo y voracidad.

Cierto aspecto descuidado que también cabe señalar es que usualmente, en los dibujos animados, una tribu o población de seres idénticos es retratada de forma tal que cada individuo de esa población tiene algún rasgo diferencial, aunque sea mínimo, para distinguir a unos de otros y darles personalidad y atractivo. Lo podemos ver en el caso de los minions: algunos son más altos, otros más gordos. Algunos tienen dos ojos, otros uno solo. También se distinguen por su cabello y a veces por sus voces. En el caso de Happy, todos y cada uno de los personajes son idénticos, e incluso podríamos pensar que todos tienen el mismo nombre, ya que no conocemos más nombre que “Happy”. Un ejemplo de una comunidad de personajes idénticos es el de los pequeños extraterrestres de Toy Story, donde el hecho de que los personajes sean idénticos y no tengan nombres específicos funciona para comunicar un aspecto negativo: lo “plano” de su existencia.

Por último, la personalidad de Happy podría haber constituído el aspecto más divertido y novedoso a mostrar, y en el que podría haber estado basado su éxito. Sin embargo, es un calco de los minions. Habiendo ya obtenido los minions difusión y popularidad masivas, es difícil que un personaje tan similar logre la misma atención.

[Total:2    Promedio:5/5]