La red social LinkedIn, bien usada, es una muy poderosa y particular herramienta de marketing. Con respecto al marketing personal, cabe mencionar que esta red social es utilizada cotidianamente por profesionales de recursos humanos para encontrar y/o indagar candidatos para una vacante, así como también brinda una excelente oportunidad para establecer vínculos profesionales que puedan devenir a futuro en negocios. Pero LinkedIn también ha incorporado algunas funcionalidades, no menos importantes, que permiten realizar acciones de marketing corporativo.

A diferencia de lo que ocurre en otras redes sociales, un perfil en LinkedIn es ni más ni menos que un curriculum vitae, disponible de manera online y pública para la consulta de cualquier usuario. Una de sus mayores ventajas es que, como LinkedIn cuenta con un muy buen posicionamiento en Google, es probable que quien googlee nuestro nombre encuentre nuestro perfil de LinkedIn como uno de los primeros resultados.

Pero, para un acercamiento inicial a LinkedIn, nadie mejor que el propio LinkedIn:

[youtube R5n7Or0ab_0]

Es altamente recomendable mantener el curriculum actualizado, así como demostrar una activa  e inteligente participación en los grupos temáticos que sean de nuestro interés. Independientemente de los antecedentes con los que se cuente en lo que se refiere a experiencia laboral, intervenir en las discusiones brindando respuestas a las consultas de otros usuarios, así como compartiendo material relevante puede abrir posibilidades de intercambio con usuarios que se desempeñen en profesiones afines.

Una de las peores acciones que podemos llevar a cabo en LinkedIn es recurrir al SPAM, o el envío de correo no deseado. Está muy mal visto el envío de mensajes no solicitados con invitaciones a eventos u ofreciendo productos o servicios por los cuales el destinatario no ha demostrado el menor interés.

Grupos de LinkedIn

Los grupos cumplen un papel muy importante en esta red profesional como espacios de socialización. Para comenzar, cada perfil muestra en un apartado cuáles son los grupos a los que uno se ha unido, y esta información puede dar, a los visitantes, una importante referencia acerca de nuestras actividades o áreas de interés.

A diferencia de otras redes sociales, en LinkedIn no es sencillo añadir a un usuario como contacto, o comunicarse con alguien que no es un contacto, ya que se supone que sólo debemos añadir a personas con las que conocemos personalmente. Pero una forma de “saltar” estas limitaciones es la de adscribir a los grupos, ya que nos permitirán incluir como contactos a sus miembros y comunicarnos con ellos de manera directa.

Es común que, a través de grupos, se hagan pedidos de recomendaciones o se soliciten profesionales especializados en determinado área para una tarea. Chequear con cierta frecuencia los posteos es una tarea que requiere cierta dedicación, pero que asegura resultados.

Ser propietario de un grupo en LinkedIn es también una posibilidad interesante para quienes dispongan de tiempo y ganas de acometer la empresa. De manera sencilla es posible crear un grupo sobre cualquier temática que nos resulte interesante. Por mi parte he creado en LinkedIn el grupo Marketingaholics, dedicado a amantes del marketing y la publicidad.

Marketing para empresas

Además de las herramientas de marketing personal, LinkedIn ha incluido la posibilidad de que cada empresa tenga su propio perfil. Mucha de la información que contienen estos perfiles corporativos es obtenida en tiempo real y automáticamente de los perfiles de los empleados de la propia empresa, lo cual nos exime de la necesidad de actualizar la información continuamente.

El perfil de empresa permite incluir un logo, la descripción de la actividad, la cuenta de Twitter de la empresa y un feed RSS. Cualquier usuario puede “seguir” a la empresa y recibir sus novedades, como si se tratase de una cuenta de un seguidor en Twitter. Es interesante notar que como administrador del perfil de la empresa es posible controlar quiénes se definen como empleados, para evitar información fraudulenta en los curriculums.

Como si todo esto fuera poco, podemos realizar campañas de anuncios para promocionar nuestra empresa, tanto en LinkedIn, como así también colocando un anuncio en nuestro propio sitio web, invitando a los usuarios a seguir a la empresa.

[Total:2    Promedio:5/5]