El RSS (Rich Site Summary) es una de las herramientas más poderosas que ofrece la Web 2.0. Consiste en uno de los formatos que permitió el desarrollo del XHTML en lo que se refiere a la separación entre forma y contenido.

Gracias al RSS, es posible suscribirse a una o más fuentes de información, de forma tal que ya no es necesario visitar continuamente un sitio web para acceder a los contenidos actualizados, ya que estos pueden ser visualizados desde un lector RSS, sitio web o aplicación, en cuanto han sido publicados. Actualmente todo blog cuenta con una fuente RSS a la que es posible suscribirse. Existen diversos servicios de lectura de RSS, de los cuales uno de los más conocidos es Google Reader. Además de los servicios online, también existen aplicaciones de escritorio, que cumplen la misma función ejecutándose al inicio del sistema operativo.

Tal es la utilidad del RSS, que su inclusión no se limita a los blogs. También se implementa, por ejemplo, en medios periodísticos y tiendas online, como una forma de mantener un contacto continuo con los usuarios, manteniéndolos al tanto de cualquier tipo de información que sea continuamente actualizada. El siguiente video de Google explica de manera muy clara el funcionamiento y la razón de ser del RSS:

[youtube VSPZ2Uu_X3Y]

Un RSS no sólo contiene texto de lo que podría ser la entrada de un blog, sino también imágenes e incluso videos. La información se encuentra “sin formato”, de manera tal que es apta para ser tomada por cualquier sitio web. De ahí la importancia del XHTML en su desarrollo: el lenguaje HTML no permitía separar entre el contenido y la forma, entre el texto plano (plain text) y su formato (tamaño, color, fuente). Por tanto, tomar contenido de diversos sitios web y mostrarlos en uno solo con HTML hubiese producido un desagradable efecto “Frankestein” o collage, combinando diversas estéticas de otros sitios web.

¿Qué le brinda el RSS al marketing?

El RSS facilitó el flujo de información, en más de un sentido. Al lector le permite suscribirse y recibir material de su interés de manera instantánea, ya sea a través de lectores RSS, en su sitio web o móvil. Pero, a la vez, es una excelente forma de enlazar distintas aplicaciones de forma tal que el contenido actualizado en una sea publicado automáticamente en otra. Gracias al recurso del RSS, todos los posts de un blog pueden aparecer en Twitter, Facebook u otros servicios, de forma tal que éstos cumplan su función de remitentes de tráfico web. Los grupos de LinkedIn ofrecen la posibilidad de que los administradores configuren un feed, de forma tal que las noticias sean publicadas en el grupo de manera automática.

Una buena estrategia de marketing online no debería dejar de recurrir al RSS u otro tipo de fuentes para enlazar el contenido del sitio web o blog de forma predeterminada con redes sociales u otros servicios online. Se trata de uno de los primeros pasos para el alcance de cierto “efecto viralidad”. Sin embargo, es imprescindible, dada justamente la flexibilidad del RSS, tener una perspectiva inicial muy clara de cuál será la dirección del flujo de información y a dónde se desea dirigir el tráfico, ya que un uso mal planificado del RSS puede desvirtuar su propósito.

Se puede recurrir a una estructura de árbol, con un único RSS que “alimenta” diversos servicios. En el caso de sitios web con mucho contenido, suele existir un RSS por cada sección o temática. Es común que hoy en día el botón de RSS esté presentado juno a los de Facebook y Twitter en todo sitio web. Para apreciar el aspecto de un feed RSS puede el feed de Marketingaholic, administrado por FeedBurner.

[Total:2    Promedio:5/5]