El siguiente es un relevamiento de los diferentes servicios de astroturfing que se encuentran disponibles a la venta en numerosos sitios web, así como también de aquellas prácticas de astroturfing que han tomado conocimiento público por haber trascendido en medios de comunicación periodística. Cabe aclarar que no debe ser considerada una clasificación exhaustiva, debido a que cualquier técnica de falsificación de tendencias a través de medios online, habida o por haber, puede ser considerada astroturfing.

Astroturfing en Redes sociales

Las redes sociales parecen ser el campo de más fértil de posibilidades para el astroturfing, lo cual no es de extrañar considerando que son un campo de manifestación de lo social, falsificable a través de procedimientos técnicos. Existen servicios de astroturfing prácticamente para toda red social online. Para algunas redes sociales existe menor variedad y disponibilidad de servicios sólo porque se trata de redes menos populares, y por lo tanto existe menor demanda. Hemos identificado y categorizado los servicios de astroturfing para redes sociales en dos grandes grupos:

Compra de seguidores / suscriptores / fans. La compra de seguidores tiene por objeto crear una falsa imagen de popularidad e influencia social. Dentro de esta categoría se cuenta la compra de seguidores de Twitter, fans para páginas de Facebook, seguidores para Instagram, suscriptores para perfiles de Facebook y suscriptores para canales de YouTube, entre muchos otros. Se han encontrado ofertas de venta de grandes cantidades, llegando incluso a las 500.0000 y 1.000.000 de cuentas. Estas cuentas se incorporan como seguidores a la cuenta del cliente en un plazo variable, que puede ser de 24 hs. a varias semanas, dependiendo de la cantidad comprada. La mayor parte de los servicios relevados ofrecen seguidores falsos llamados vulgarmente “bots” (no son personas reales), creados en forma masiva y automática por un software especializado. Se pretende que las cuentas falsas se vean verosímiles, por lo que en la mayor parte de los casos cada cuenta tiene nombre, fotografía e incluso información biográfica. Uno de los sitios web más conocidos donde se ofrecen estos servicios es Comprar Followers. Otros sitios web ofrecen seguidores reales, a través de malware: aplicaciones maliciosas que manipulan las cuentas de los usuarios sin su consentimiento o conocimiento, para obligar a las cuentas a seguir a los clientes.

Compra de interacciones. En esta categoría consideramos aquellos servicios destinados a aparentar popularidad a través de la compra de cualquier tipo de interacción con contenidos, a saber: compra de retweets y favoritos (Twitter), compra de “me gusta” en publicaciones (Facebook), y compra de visualizaciones, “me gusta” y comentarios en YouTube, entre otros. También se enmarcan en esta categoría la compra de “shares” que tiene por objeto aumentar artificialmente el número de veces que se han clickeado los botones para compartir en redes sociales de una página web.

Astroturfing por compra de tráfico web

Se trata de prácticas que tienen por objeto alterar artificialmente las estadísticas de visitas de un sitio web, registradas por algún servicio o aplicación destinada a tal efecto. En este sentido, los servicios son habitualmente destinados a alterar los registros de Google Analytics, el servicio más utilizado a nivel mundial. Si bien las estadísticas de visitas a un sitio web son en general privadas, existen diversas herramientas para mostrarlas públicamente en un sitio web. También existen diversas formas de alterar los valores mostrados por los contadores de visitas.

Astroturfing de testimonios, recomendaciones y reviews

Existe un mercado creciente de compra de testimonios, recomendaciones y reviews de supuestos clientes. La modalidad más audaz de este mercado es la compra de testimonios en video, por la cual actores profesionales o amateurs, por sumas en algunos casos muy económicas (U$S 5 por un video de 1 minuto de duración), se ofrecen para brindar testimonio como clientes satisfechos y recomendar cualquier producto o servicio. En algunos casos el script o guión del video es proporcionado por el cliente, en otros se brinda como servicio adicional la redacción del texto. Los usos más habituales que los clientes le dan a estos videos son la publicación en su sitio web y/o la publicación en YouTube.

Astroturfing por compra de backlinks o enlaces entrantes

El puesto que ocupa un sitio web en los resultados de búsqueda de Google y otros buscadores es, además de un condicionante para el caudal de tráfico que recibirá, una medida de su importancia, popularidad, grado de consolidación y antigüedad. Uno de los factores que influye en el ranking por el cual los buscadores presentan los resultados de búsqueda es la cantidad de backlinks o enlaces entrantes hacia un sitio web. Es por esto que existen servicios de creación de backlinks, los cuales son generados en forma automática y masiva, a través de software especializado, y permiten posicionar una página web entre los primeros resultados de búsqueda de la palabra clave o frase elegida por el cliente.

Astroturfing por falsificación de tendencias

Una de las formas existentes de generar actividad en la web 2.0 en favor o en contra de una causa, industria o empresa, es la de comprar comentarios en foros, blogs y, en general, en cualquier plataforma online. De esta manera, se falsifica un consenso con respecto a determinado tema, lo que incluso puede incidir en la línea editorial del medio que publica el contenido comentado. Estas prácticas se realizan en forma manual (siendo un equipo de empleados los que realizan los comentarios) o automática (a través de software). Un ejemplo es la compra de trending topics en Twitter: a través de la publicación masiva de mensajes relativos a determinado tema, el tema mencionado aparece de manera destacada en la plataforma, en la forma de “trending topic” (hashtag o tema destacado). Esta práctica maliciosa de falsificación de trending topics se conoce como “Twitter bomb”. A diferencia de la compra de interacciones, en las que el énfasis es cuantitativo (mostrar muchas interacciones), en estos casos el efecto es cualitativo (mostrar cuál es la supuesta opinión mayoritaria).

Astroturfing en periodismo y blogs

La manipulación de la información periodística es una de las armas más poderosas del astroturfing, debido al efecto de legitimidad con que cuentan los medios periodísticos, la permeabilidad de los blogs, y las deficiencias y errores humanos en el chequeo de la información por parte de periodistas. El impacto mediático de una noticia falsa puede ser inmenso gracias a las posibilidades de difusión del medio online, mientras que la desmentida de la misma noticia suele no tener el mismo impacto. Los intentos por suprimir una información maliciosa o agraviante pueden incluso ser contraproducentes, por lo que se conoce vulgarmente como el “efecto Streisand”: un intento de censura o ocultamiento de una información en Internet generalmente fracasa y tiene como resultado reforzar la viralidad de esa información, por lo que los datos falsos y maliciosos pueden ser, además, difíciles de refutar.

Astroturfing con organizaciones no gubernamentales y campañas online

Una de las modalidades de astroturfing más complejas y que combina muchas de las mencionadas anteriormente es la creación de ONGs ficticias y campañas online. El caso más resonante es el de Richard Berman, empresario, RRPP y lobbista estadounidense conocido por haber impulsado decenas de campañas propagandísticas con la creación de ONGs falsas, y difundiendo sus mensajes a través de sitios web y publicidad tradicional. En estos casos, no sólo se fragua una tendencia o movimiento, sino también una organización responsable del activismo, con el objeto de, además de ocultar al verdadero emisor del mensaje, reemplazarlo por una institución u organización, y así desplegar campañas publicitarias de alcance masivo y multimedial.

[Total:3    Promedio:5/5]